Obesidad y salud

28 de octubre, 2019

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial y cada año mueren, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de ella.

Según un estudio, los adultos de entre 40-70 años, con un exceso de peso superior al 30%, sufren un aumento de la mortalidad del 42% en varones y del 36% en mujeres. Estas son algunas de las enfermedades asociadas a la obesidad:

  • Enfermedades cardiovasculares y cardiopatías.
  • Enfermedades respiratorias
  • Alteraciones endocrinas
  • Alteraciones digestivas.
  • Problemas de piel.
  • Trastornos óseos y articulares.
  • Neoplasia
  • Disfunción sexual y reproductiva
  • Problemas psicosociales
  • Mayor riesgo quirúrgico y anestésico.
  • Agilidad física reducida y mayor propensión a accidentes.
  • Interferencias en el diagnóstico de otras enfermedades.

La obesidad es un problema cada vez más frecuente, que no solo afecta a los adultos.

Ya en 2016 la Organización Mundial de la salud organizó una comisión para hallar una respuesta a los alarmantes niveles de obesidad y sobrepeso infantil a nivel mundial.

Según la OMS, muchos niños crecen hoy en día en entornos que propician el aumento de peso y la obesidad. Los procesos de globalización y urbanización están contribuyendo a la creciente exposición a entornos no saludables (obesogénicos) en los países de ingresos altos, medianos y bajos y en todos los grupos socioeconómicos. Se ha observado que la comercialización de bebidas no alcohólicas y alimentos malsanos es uno de los principales motivos del aumento del número de niños con sobrepeso y obesos, sobre todo en el mundo en desarrollo.

obesidad

La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Sin embargo, además de estos mayores riesgos futuros, los niños obesos sufren dificultades respiratorias, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y presentan marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y efectos psicológicos.

La obesidad se puede dividir en dos categorías principales, en función de cómo se origine:

Obesidad exógena: Este tipo de obesidad es causado por comer más alimentos de los que el cuerpo necesita. El exceso de calorías se convierte en grasas, lo que produce un aumento de peso.

Obesidad endógena: Este tipo de obesidad es causada por un mal funcionamiento genético o un problema en la producción hormonal, lo que causa un aumento de peso.

No todas las personas engordan de la misma manera, así que lo primero que hay que hacer es determinar las causas que les impiden perder peso, para después abordar una estrategia adecuada a sus necesidades.

En algunos casos un cambio en la dieta y en el estilo de vida pueden ser suficientes, mientras que en otros casos habrá que solucionar antes cualquier anomalía que produzca un aumento de peso.

En nuestro Centro también realizamos el test hematográfico STH-FG, para descartar alimentos que están produciendo inflamación a nivel interno. Aunque aparentemente estos alimentos no producen malestar, a la larga pueden traer serias complicaciones.

Ven a vernos y abordaremos tu caso de una manera holística, analizando el cuerpo como un todo y eliminando el problema de raiz.

Como siempre te invitamos a que conozcas By Capella, un local donde la salud y el bienestar son los protagonistas.

Y si quieres puedes comentar tus dudas en nuestra página de Instagram y Facebook, o hacernos cualquier sugerencia relacionada con la salud.

Comentarios Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*