Candidiasis

26 de agosto, 2019

La Candidiasis es una infección por un hongo llamado Cándida, que normalmente vive en equilibrio en el cuerpo, pero que puede desarrollarse descontroladamente si falla nuestro sistema inmunológico.

Hay varios tipos de Cándidas pero la forma activa de C. albicans es la más virulenta y agresiva, al tener una alta capacidad de adhesión a superficies y mucosas.

A menudo llegan a nuestro centro mujeres con Candidiasis recurrente, que durante años han sido tratadas con antibióticos. El uso prolongado de estos
altera el sistema inmunológico y deteriora la flora intestinal, que es la que controla a los hongos.

Si la flora intestinal se ve dañada acaba produciéndose lo que conocemos como intestino permeable, donde las uniones de las paredes del intestino delgado con el revestimiento intestinal se ensanchan, de tal manera que dejan pasar al torrente sanguíneo multitud de bacterias, virus y otros microorganismos perjudiciales. Es entonces cuando el sistema inmunológico ataca a todos estos “invasores” y esto finalmente produce un aumento de la inflamación en diferentes partes del cuerpo.

Ya hablamos del Intestino Permeable en otro artículo de nuestra página web.

En estos casos la dieta y los complementos nutricionales son fundamentales. El consumo de probióticos regenera la mucosa digestiva y recupera la flora, ayudando a sellar las paredes intestinales. Hay que restringir el consumo de azúcares, incluidos los que provienen de las frutas y los carbohidratos refinados. Eliminar el gluten y los alimentos ultraprocesados. La lactosa también contribuye al crecimiento de la Cándida. Y en cuanto a los lácteos, en muchas ocasiones contienen antibióticos. También hay que evitar los alimentos que contengan levaduras y hongos, como el alcohol, los quesos o los frutos secos.

El ácido clorhídrico gástrico, las enzimas pancreáticas y la bilis inhiben el crecimiento de la Cándida e impiden que atraviese la mucosa intestinal. Por lo tanto los antiácidos o medicamentos utilizados para la úlcera son perjudiciales ya que inducen su crecimiento. Además para acabar con ella es necesario desintoxicar el organismo, fortalecer el hígado y potenciar el sistema inmunológico.

candidas

Aunque es posible contraerla a través del sexo, un porcentaje elevado de casos de Candidiasis recurrente se origina por el tracto gastrointestinal de la persona; está comprobado que mujeres sin actividad sexual en años, han sido diagnosticadas con esta infección.

Entre los principales síntomas que ocasiona la Cándida está la vaginitis, flujo vaginal constante, de color blanco o amarillento, picazón en la zona vulvovaginal, problemas intestinales como estreñimiento o diarrea, fatiga persistente, alergias y ansia por comer carbohidratos. Estos síntomas pueden aparecer todos a la vez o solo algunos de ellos, pero irán empeorando con el tiempo.

Otras veces hay alteraciones del tiorides (hipotiroidismo), ataques de ansiedad, dolores articulares o musculares, cansancio desde primera hora de la mañana, irritabilidad…

Además, el metabolismo de las cándidas resulta tóxico para nuestro organismo, por la producción y liberación de más de 70 sustancias tóxicas, algunas de ellas como el formaldehido o el ácido tartárico.

candidiasis

En estos casos es imprescindible hacer una valoración global y diseñar una terapia personalizada que permita reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida. Normalmente utilizamos complementos que dan resultado rápidamente, pero si has padecido Cándidas durante muchos años es posible que tengas que tomar estos complementos durante un poco más de tiempo. 

Síguenos en las redes Sociales facebook e Instagram y consulta cualquier duda que tengas.

Comentarios Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*