Protege tu piel en verano

29 de julio, 2019

Siempre hablamos de la importancia de la luz solar para fortalecer nuestros huesos o para tener un menor riesgo de enfermedades cardíacas, pero un exceso prolongado a los rayos UV puede dañar nuestra piel y acarrearnos más de un problema de salud.

La piel nos protege contra infecciones, productos químicos o ante temperaturas extremas y es la encargada de producir vitamina D cuando la exponemos a la luz del sol, por eso es de vital importancia cuidarla. Si quieres saber más sobre la piel pincha en el enlace.

El primer paso es mantener una adecuada exposición a la luz del sol, para que tu cuerpo produzca suficiente vitamina D. Esta vitamina es esencial para que funcione correctamente el sistema inmunológico y el cardiovascular, protege los riñones y fortalece huesos y dientes. Una exposición al sol ligera nos protege incluso contra el cáncer (incluyendo melanoma), pero si nos pasamos podemos dañar la piel.

Imagen relacionada

Los primeros días de sol hay que exponerse poco a poco para que los melanocitos de la piel produzcan el pigmento, que no solo broncea nuestra piel si no que actúa como barrera protectora de rayos UV.

Podemos protegernos del sol con cremas solares, pero por desgracia, la mayoría de los protectores solares contienen ingredientes tóxicos que se absorben fácilmente a través de la piel y disruptores endocrinos que nos pueden ocasionar serios problemas de salud.

El departamento de farmacología de la Universidad de Zurich ha denunciado que la mayor parte de los protectores solares farmacológicos alteran la actividad hormonal. Estos productos taponan la salida del sudor, impiden la síntesis de la vitamina D y contaminan el medio ambiente.

Pincha en enlace a la web de Environmental Working Group donde puedes consultar cualquier ingrediente que encuentres en tus protectores solares. Es una base de datos a nivel mundial de los tóxicos que hay en los productos de cosmética.

Resultado de imagen de protectores solares peligrosos

piel-sol

Ya en el año 2013 la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), nos advirtió de la peligrosidad de la exposición temprana a sustancias que actúan como alteradores hormonales, asegurando que el daño que sufre un feto en desarrollo, al exponerse al efecto de los disruptores endocrinos, puede ser permanente.

Lo ideal es no exponerse a las horas de más intensidad, usar sombreros de ala ancha y gafas de sol. Además existen en el mercado protectores solares naturales, que podemos utilizar para protegernos, con filtros biológicos que ayudan al sistema inmunitario de nuestra piel.

El aceite de sésamo, el aceite de jojoba y la manteca de karité también son excelentes protectores solares.

Otra forma de protegernos es desde el interior, ya que hay diversos nutrientes que disminuyen el riesgo de quemaduras y previenen el daño en la piel producido por los radicales libres inducidos por los rayos UV.

Los betacarotenos, la coenzima Q10, el Omega 3 o la astaxantina neutralizan los radicales libres frenando así la oxidación celular y manteniendo los niveles de colágeno en la piel para mantener así su elasticidad y luminosidad. También es importante beber mucha agua y consumir alimentos que la nutran y la oxigenen.

La piel te puede dar muchas pistas sobre tu salud general, así que protégela adecuadamente y si observas alguna anomalía, ven a vernos. 

Síguenos en Facebook e Instagram y consultános cualquier anomalía que detectes.

Tambien te invitamos a que visites By Capella, nuestro local de la calle Magdalena 14, en Oviedo, donde te asesoraremos sobre protectores solares libres de tóxicos y productos naturales para cuidar y proteger tu piel durante todo el año.

 

Comentarios Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*