Como abordar las enfermedades de la piel.

22 de febrero, 2019

La piel es nuestro órgano más amplio y pesado, que además de envolver el cuerpo nos revela disfunciones o enfermedades que padecen otros órganos. Nos protege contra golpes y sus barreras ácidas naturales impiden la intrusión de patógenos. Regula nuestra temperatura, impide que tu cuerpo pierda los nutrientes y minerales que tiene almacenados y se encarga de la eliminación de tóxicos a través del sudor y la secreción sebácea. A través de la piel también se sintetiza la vitamina D proveniente de la acción solar.

Su aspecto es una señal evidente del estado general del cuerpo. Según la Medicina Natural la piel es considerada un tercer pulmón, por su función de eliminación de sustancias de deshecho y toxinas resultantes del metabolismo celular y por la respiración cutánea, ambas fundamentales para mantener la salud de todo el organismo. Pero además la piel está estrechamente relacionada con la mente y en ella se reflejan emociones y sentimientos como la angustia, la ansiedad y el miedo, entre otras.

piel-ira

Un elemento fundamental de la piel lo constituye la capa hidrolipídica, compuesta por la grasa que segregan las células sebáceas así como elementos líquidos excretados con el sudor. Estas emulsiones ácidas evitan que la piel se seque, la mantienen flexible y evitan la penetración de microbios y otras sustancias tóxica. Con la utilización de geles inadecuados eliminamos esta capa protectora dejando la piel expuesta a patógenos externos. Un maltrato constante con productos farmacéuticos o de cosmética, que alteran ese PH ácido de la piel, pueden resecarla y propiciar un envejecimiento prematuro.

Existen más de 100 enfermedades cutáneas que de una manera u otra nos indican que algo no funciona correctamente en nuestro organismo:

Uno de los problemas cutáneos más frecuentes es el acné, relacionado en la mayoría de los casos con desequilibrios hormonales, pero también con el estrés, falta de higiene en pieles grasas, determinados medicamentos o una dieta rica en azúcares, harinas refinadas, gluten, lácteos y fritos.

piel-acne

Las dermatitis son un grupo de enfermedades muy comunes en las que existe una inflamación de la piel acompañada de un picor intenso. Puede ser producida por múltiples causas, por lo que además de utilizar productos externos para calmar el picor y bajar la inflamación, es necesario abordar su causa interna, sea orgánica, emocional o ambas.

dermatitis

piel-capas

Otra alteración de la piel, con un origen muy distinto a las anteriores, es el Lupus eritematoso, una enfermedad autoinmune, en la que el propio sistema inmunitario ataca las células y tejidos sanos por error.  Esto puede dañar muchas partes del cuerpo como articulaciones, piel, riñones, corazón, pulmones, vasos sanguíneos e incluso el cerebro. Los síntomas varían mucho de una persona a otra, pero los más conocidos y visibles afectan en el 90% de los casos a la piel. En este caso habría que hacer un abordaje integral como en cualquier otra enfermedad autoinmiune.

También los lunares nos pueden dar pistas sobre el estado de salud de nuestro organismo y es importante saber diferenciar un lunar común de un melanoma. Los lunares benignos comunes tienen sus bordes delimitados, su color es uniforme, permanecen invariables con el paso del tiempo y hay que estar alerta si cambian de forma. El melanoma es una enfermedad por la que se forman células cancerosas en los melanocitos (células que dan color a la piel). Estos suelen ser asimétricos, su color no es uniforme y sus bordes son irregulares. El verdadero riesgo del melanoma es que conforme crece va penetrando, alcanzando niveles más profundos de la piel y cuando alcanza la hipodermis la probabilidad de extenderse al resto del organismo es muy alta. De ahí la importancia de revisar los lunares con cierta periodicidad.

piel

Las petequias son pequeñas acumulaciones de sangre que aparecen por debajo de la piel en forma de punto rojo, debido a la debilidad de los vasos sanguíneos, lo que hace que se libere una pequeña cantidad de sangre. Se deben en su gran mayoría a la fragilidad de los capilares, pero otra causa de que aparezcan estas manchas en la piel viene dada por el padecimiento de alguna enfermedad como anemia, leucemia o cualquier enfermedad producida por un virus que afecte a la coagulación sanguínea. Padecer alguna enfermedad hepática también puede ser la causa, así como algunas afecciones nerviosas o intoxicaciones alimentarias que acaban degenerando en derrames que dan este aspecto a nuestra piel. La falta de vitaminas puede provocar la aparición de estas manchas, aunque el paso del tiempo y el debilitamiento de la piel es otra de las causas que hacen que las petequias hagan acto de presencia.

No vamos a enumerar las más de 100 enfermedades que afectan a la piel, pero con estos ejemplos vemos que cuando hay un problema cutáneo es porque internamente algo está fallando y es ahí donde debemos poner el foco, utilizando los mecanismos que mejor se adapten a cada dolencia.

Si tienes alguna enfermedad en la piel ven a vernos y analizaremos tu caso individualmente. No solo eliminaremos el problema externo sino que profundizaremos en las causas internas que lo están provocando, para evitar que vuelva a producirse más adelante.

Como siempre te invitamos a que nos sigas en las Redes Sociales y a que visites nuestra Herborístería y Gemoterapia en Oviedo, donde ponemos a tu disposición artículos relacionados con la salud y el bienestar.

Comentarios Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*