Infecciones virales respiratorias

23 de noviembre, 2018

Con la llegada del otoño aumentan las posibilidades de contraer gripe o cualquier otra infección viral respiratoria, ya que el frío favorece la diseminación de los virus. Además los días son más cortos y experimentamos una menor exposición al sol, con la consiguiente falta de vitamina D y de melatonina que, junto con el frío, debilita nuestro sistema inmune que no puede hacer frente de forma tan efectiva a las infecciones.

La infección respiratoria aguda es la patología más frecuente a lo largo de la vida del ser humano. La mayoría de las infecciones respiratorias solo afectan al tracto respiratorio superior y se pueden considerar leves, de curso benigno y autolimitado (catarro común, rinitis y faringoamigdalitis). Sin embargo se estima que alrededor del 5% puede implicar al tracto respiratorio inferior, como bronquitis, bronquiolitis y neumonía. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, 450 millones de casos de neumonía se registran cada año; unos 4 millones de personas mueren por esta enfermedad. Las incidencias más altas se presentan en niños menores de 5 años y en adultos mayores de 75 años.

Imagen relacionada

Distintos agentes son capaces de provocar infecciones respiratorias: virus, bacterias, hongos o parásitos, pero se ha calculado que el 75% de los casos de enfermedades respiratorias agudas son causados por virus. Se conocen más de 200 virus distintos desde el punto de vista antigénico, pertenecientes a 10 géneros diferentes que causan enfermedades respiratorias agudas.

La gripe, también llamada influenza, es una de las infecciones virales más frecuentes en esta época, considerada altamente contagiosa.  Ataca la nariz, la garganta y los pulmones.  Normalmente la recuperación dura una o dos semanas, sin embargo, algunas personas tienen mayores probabilidades de desarrollar complicaciones que pueden requerir hospitalización y, a veces, provocar la muerte.

Los menores de 5 años, mayores de 65, mujeres embarazadas y personas con problemas de salud u obesidad, son los más propensos a desarrollar complicaciones por la influenza.

Resultado de imagen de niños fiebre

Lavarse las manos con frecuencia y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable, cuando vayamos a toser o estornudar, ayudará a evitar el contagio, ya que el virus se propaga por vía aérea, mediante gotas respiratorias liberadas por la nariz o por la boca.

Imagen relacionada

Las infecciones respiratorias virales constituyen una causa muy frecuente de manejo terapéutico inapropiado, debido al sobreuso de antibióticos, ya que al estar producidas por un virus, los antibióticos no mejoran los síntomas ni aceleran la curación.

Estos virus tienen la capacidad de ir mutando para que nada pueda dañarlos; y la vacuna que nos llega está formulada a partir del microorganismo que ha infectado antes a otras poblaciones. Es posible que cuando el virus nos afecte a nosotros (varios meses después) haya modificado de nuevo su estructura y que, por eso, los microorganismos debilitados que se incluyen en la vacuna no coincidan con los que están en el aire. Y los próximos años esta circunstancia podría darse aún más, ya que se sospecha que el cambio climático está propiciando que esos virus cambien con más rapidez.

Por todo ello la forma más eficaz de combatir las infecciones virales respiratorias está en fortalecer el sistema inmunitario, para que sea el cuerpo humano el que luche contra los organismos infecciosos y otros agentes invasores.

La micoterapia cuenta con diversos hongos ricos en beta-glucanos o vitaminas del grupo B, con acción antibacteriana, que consiguen preparar al sistema inmune para dar una rápida respuesta de nuestras defensas frente a bacterias y virus patógenos.

Una importante corriente científica actual estudia componentes de los hongos medicinales (polisacáridos y proteo-polisacáridos) por su capacidad de estimular el sistema inmunitario humano, tanto innato como mediado por células.

Reishi - MycoMedica - medicinální houby

En situaciones de gripe, la combinación de hongos medicinales como Reishi, Maitake, Shiitake, Cordyceps y Champiñón del sol resultaría muy útil, siempre utilizando productos con altas concentraciones de principios activos y supervisadas por un profesional.

En Capella trabajamos con Hifas da Terra, un centro de biotecnología centrado en la investigación y la innovación con un alto grado de especialización en el desarrollo de nutracéuticos a partir de hongos medicinales.

Así que ya sabes, cuando notes los primeros síntomas ven a vernos; llevamos mas de 20 años utilizando los hongos y sus múltiples usos terapeúticos.

Y como siempre te invitamos a que conozcas By Capella, nuestro pequeño local de la calle Magdalena de Oviedo, en el cual encontrarás un montón de productos relacionados con la salud y el bienestar.

Visita nuestro Facebook

Comentarios Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*