OSTEOPATÍA

Es una disciplina cuya máxima reside en la visión holística del cuerpo humano, entendiendo este como una unidad y no como un conjunto de órganos y estructuras. Partiendo de esta premisa los enfoques osteopáticos se encaminan al alivio de la dolencia a través de la recuperación del equilibrio orgánico general, más que del alivio analítico del foco del dolor.

Esta disciplina fue desarrollada en 1874 y actualmente se encuentra reconocida por la Organización Mundial de la Salud, siendo impartida como estudio universitario en países como Francia, Inglaterra o Estados Unidos.

OSTEOPATÍA ESTRUCTURAL

Se dirige especialmente a los trastornos de estructuras óseas, musculares y articulares, adaptando diversas técnicas según la patología de cada paciente.

OSTEOPATÍA VISCERAL

Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de movilidad, lo que ofrece al organismo una base funcional, productiva y saludable.

OSTEOPATÍA CRANEAL

Se trata de una técnica manual, sutil y de efecto profundo, para ayudar a detectar y corregir los desequilibrios del sistema cráneo-sacral, de disfunción es sensitivas, motoras o neurológicas.